Back Home Up 

¿Qué Es El Temor De Dios?

 

Por David Nelson

 

 

 

Derechos De Propiedad Literaria 2003 - Todas Derechas Reservadas

Copias y traducciónes estan autorizadas

No se puede vender sino por permiso del autor

Para mas información, concactame por favor

Telefono – 253.564.3261

Email – etsministries@yahoo.com

 

 

¿Qué Es El Temor De Dios?

 

Proverbios 8.13 Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso. Temor de Dios es aborrecer el mal.  Salmo 33.8-9 Tema toda la tierra al Señor; hónrenlo todos los pueblos del mundo; porque él habló, y todo fue creado; dio una orden, y todo quedó firme. Prov. 23.17-18 No envidies en tu corazón a los pecadores; más bien, muéstrate siempre celoso en el temor del Señor. Cuentas con una esperanza futura, la cual no será destruida.  El hizo todo, incluye a nosotros.  Además, habrá un fin, es decir un juicio, por todos, justos e injustos, buenos y malos.  Dios es el principio y el fin.  Por eso tememos a el.  Si andamos bien, en el espíritu, tememos a el, pero este temor es como amor y adoración, reverencía.  Al contrario, si andamos mal, en la carne, tememos a el porque sabemos que estamos fuera de la bendición y protección de Dios, fuera de su voluntad.  1 Juan 4.18 sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.

 

Por ejemplo, siempre temía mi padre.  Si hice bien, lo temía, pero quería estar a su lado en amor.  Pero, si hice mal, no quería estar dentro de 5 kilometros de el porque sabía mí fin.  ¿Cuanto más con Dios? Porque sabemos que Él siempre tiene sus ojos en nosotros, aún en los corazones, el parte más intimo de nosotros.  2 Crónicas 16.9 El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a los de corazón perfecto para él. La significa del hebreo para temor mas que miedo, recelo, asusatado, etc. También significa reverencia, honra, apreciar, respetar, asombrar, etc. Entoncess, como yo temia mi padre en dos maneras, también tememos Dios asi. A veces es con miedo, a veces es con reverencia, pero ¡tememos que siempre temerle a Él!

 

¿Porque tememos Dios?

 

Sal. 104.1 ¡Alaba, alma mía, al Señor! Señor mi Dios, tú eres grandioso; te has revestido de gloria y majestad. 2  Te cubres de luz como con un manto; extiendes los cielos como un velo. 3  Afirmas sobre las aguas tus altos aposentos y haces de las nubes tus carros de guerra. ¡Tú cabalgas en las alas del viento! 4  Haces de los vientos tus mensajeros, y de las llamas de fuego tus servidores. (Lea el psalmo entero.) Porque Él es digno de temor por sus obras y caracter.

 

Deuteronomio 6.13 Teme al Señor tu Dios, sírvele solamente a Él, y jura sólo en su nombre. Prov. 23.17 No envidies en tu corazón a los pecadores; más bien, muéstrate siempre celoso en el temor del Señor. Prov. 28.14 ¡Dichoso el que siempre teme al Señor! Pero el obstinado caerá en la desgracia. Porque es un mandato. 

 

Es un manera de permanecer en su presencia (Juan 15.1-5). Hay varias cosas que la palabra dice que tenemos que hacer continuamente. Esas cosas son llaves en como permanecer en Él. Temor Dios es uno de esas llaves.

 

Hechos 10.22, 34-35 Ellos le contestaron: --Venimos de parte del centurión Cornelio, un hombre justo y temeroso de Dios, respetado por todo el pueblo judío. Un ángel de Dios le dio instrucciones de invitarlo a usted a su casa para escuchar lo que usted tiene que decirle. dro tomó la palabra, y dijo: --Ahora comprendo que en realidad para Dios no hay favoritismos, sino que en toda nación él ve con agrado a los que le temen y actúan con justicia.  Temer a Dios se agradece a el.

 

¿Cuales son los beneficios de temerle?

 

Levitico 19.14 No maldigas al sordo, ni le pongas tropiezos al ciego, sino teme a tu Dios. Yo soy el Señor. 25.17, 36, 43 No se explotarán los unos a los otros, sino que temerán a su Dios. Yo soy el Señor su Dios. No le exigirás interés cuando le prestes dinero o víveres, sino que temerás a tu Dios; así tu compatriota podrá seguir viviendo entre ustedes. No serás un amo cruel, sino que temerás a tu Dios. Prov. 3.7 No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. Prov. 16.6 Con amor y verdad se perdona el pecado,

y con temor del Señor se evita el mal. 2 Corintios 7.1-4 Cuando Salomón terminó de orar, descendió fuego del cielo y consumió el holocausto y los sacrificios, y la gloria del Señor llenó el templo. Tan lleno de su gloria estaba el templo, que los sacerdotes no podían entrar en él. Al ver los israelitas que el fuego descendía y que la gloria del Señor se posaba sobre el templo, cayeron de rodillas y, postrándose rostro en tierra, alabaron al Señor diciendo: «El Señor es bueno; su gran amor perdura para siempre.» Entonces el rey y todo el pueblo ofrecieron sacrificios en presencia del Señor. Cuando tememos a Dios, no pecamos tanto, es un ayuda a obedecerle. Tenemos humildad, es decir la visión correcta de nosotros mismos.

 

Sal. 31.19 Cuán grande es tu bondad, que atesoras para los que te temen, y que a la vista de la gente derramas sobre los que en ti se refugian. Sal. 33.18-19 Pero el Señor cuida de los que le temen, de los que esperan en su gran amor; Él los libra de la muerte,

y en épocas de hambre los mantiene con vida. 34.7, 9, El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos. Teman al Señor, ustedes sus santos,

pues nada les falta a los que le temen. 112  Hay prosperidad, seguridad, y liberación en el temor de Dios.

 

Prov. 1.7 El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la disciplina. Sabiduria está  en el temor de Dios. 

 

Prov. 3.7-8 No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser. Salud y forteleza hay en temer a Dios. 

 

Prov. 14.27  El temor del Señor es fuente de vida, y aleja al hombre de las redes de la muerte. El temor de Jehová es manatial de vida.  

 

Prov. 22.4 4  Recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida. Riquezas, honra, y vida son la renumeración del temor de Dios. 

 

Prov. 28.14 ¡Dichoso el que siempre teme al Señor! Pero el obstinado caerá en la desgracia. En fin, somos bienaventurados.

 

 

¿Como tememos a Dios?

 

Deut. 17.19 Esta copia la tendrá siempre a su alcance y la leerá todos los días de su vida. Así aprenderá a temer al Señor su Dios, cumplirá fielmente todas las palabras de esta ley y sus preceptos. 31.12-13 cuando tú, Israel, te presentes ante el Señor tu Dios en el lugar que él habrá de elegir, leerás en voz alta esta ley en presencia de todo Israel. Reunirás a todos los hombres, mujeres y niños de tu pueblo, y a los extranjeros que vivan en tus ciudades, para que escuchen y aprendan a temer al Señor tu Dios, y obedezcan fielmente todas las palabras de esta ley. Por leer la palabra de Dios, aprendemos temer a Dios.

 

Josue 4.22-24 y se dirigió a los israelitas: «En el futuro, cuando sus hijos les pregunten: ¿Por qué están estas piedras aquí?, 22  ustedes les responderán: Porque el pueblo de Israel cruzó el río Jordán en seco. 23  El Señor, Dios de ustedes, hizo lo mismo que había hecho con el *Mar Rojo cuando lo mantuvo seco hasta que todos nosotros cruzamos. 24  Esto sucedió para que todas las naciones de la tierra supieran que el Señor es poderoso, y para que ustedes aprendieran a temerlo para siempre. Por contar lo que Dios ha hecho, su milagros, y testamonios, aprendemos temer a Dios.  La razon por los dos es porque reconocemos que Dios hará lo que dice que hará. 2 Crónicas 16.9 El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles. Pero de ahora en adelante tendrás guerras, pues actuaste como un necio. En fin, nuestro Dios siempre están mirandonos a ver como somos en el parte mas real, el corazon. Tememos a Él porque es digno y vale la pena para nosotros.