Back Home Up Next

 

Bernabé - Un Ejemplo

De Como Dar Consuelo

 

Por David Nelson

 

 

 

Derechos De Propiedad Literaria 2003 - Todas Derechas Reservadas

Copias y traducciónes estan autorizadas

No se puede vender sino por permiso del autor

Para mas información, concactame por favor

Telefono – 253.564.3261

Email – etsministries@yahoo.com

 

En los días atras (tiempos viejos) los nombres significaban algo specifico. En Europa, por ejemplo, ellos vivieron en un barrio pequeño y todo el mundo sabían los nombres como ejemplo Juan, José.  Si habían mas que una persona con el nombre Juan entonces ellos tenían que llamar cada uno con su appelido; por ejemplo:  Juan el carpintero (el hijo del carpintero) o  José el pintor (El hijo del pintor).

 

En los días de la Biblia nombres describieron el caracter de la persona.  Vamos a hablar de un hombre en el Nuevo Testamento.  Hechos 4.33-37 Los apóstoles, a su vez, con gran poder seguían dando testimonio de la resurrección del Señor Jesús. La gracia de Dios se derramaba abundantemente sobre todos ellos, pues no había ningún necesitado en la comunidad. Quienes poseían casas o terrenos los vendían, llevaban el dinero de las ventas y lo entregaban a los apóstoles para que se distribuyera a cada uno según su necesidad. José, un levita natural de Chipre, a quien los apóstoles llamaban Bernabé (que significa: Consolador*), vendió un terreno que poseía, llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles. Vamos a ver como era el caracter de Bernabé.

 

Bernabé era de la iglesia de Jerusalén, una iglesia que tuvo problemas graves financieros.  Bernabé siendo miembro de esta iglesia y sabiendo la necesidad de todos, vendió su herencia, y trajó a los apostoles para ayudar la iglesia. Hubieran un pareja que, también, querían ayudar la iglesia porque vieron la necesidad pero fueron tentados a mentir al Espíritu Santo. (Hechos 5)

 

Un consolador no solamente es uno que quiere ayudar otros, el lo hace. El consolador cumple lo que dice, es fiel. Un consolador es uno que muestra compasión a otros y confianza en otros. (Hechos 9.26-30 Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos tenían miedo de él, porque no creían que de veras fuera discípulo. Entonces Bernabé lo tomó a su cargo y lo llevó a los apóstoles. Saulo les describió en detalle cómo en el camino había visto al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había predicado con libertad en el nombre de Jesús. Así que se quedó con ellos, y andaba por todas partes en Jerusalén, hablando abiertamente en el nombre del Señor.   Conversaba y discutía con los judíos de habla griega,* pero ellos se proponían eliminarlo. Cuando se enteraron de ello los hermanos, se lo llevaron a Cesarea y de allí lo mandaron a Tarso.) Podemos ver en este pasage que los discuplos en Jerusalén tienen tanto miedo de Saulo. Saulo estaba matando los cristianos y Bernabé podía tener medio de ser matado de el.

 

El nombre Bernab‚ significa: hijo del consolación. ¿Tienes tú confianza en otros, tienes compasión suficiente a ayudar otros y no pensar en tí¡ mismo? El consolador no está limitado a los tradiciones de los hombres.  Está abierto a nuevas cosas y nueva gente aúin extranjeros. Hechos 11.19-30 Los que se habían dispersado a causa de la persecución que se desató por el caso de Esteban llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin anunciar a nadie el mensaje excepto a los judíos. Sin embargo, había entre ellos algunas personas de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, comenzaron a hablarles también a los de habla griega, anunciándoles las buenas nuevas acerca del Señor Jesús. El poder del Señor estaba con ellos, y un gran número creyó y se convirtió al Señor. La noticia de estos sucesos llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén, y mandaron a Bernabé a Antioquía. Cuando él llegó y vio las evidencias de la gracia de Dios, se alegró y animó a todos a hacerse el firme propósito de permanecer fieles al Señor, pues era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe. Un gran número de personas aceptó al Señor. Después partió Bernabé para Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Durante todo un año se reunieron los dos con la iglesia y enseñaron a mucha gente. Fue en Antioquía donde a los discípulos se les llamó "cristianos" por primera vez. Por aquel tiempo unos profetas bajaron de Jerusalén a Antioquía. Uno de ellos, llamado Ágabo, se puso de pie y predijo por medio del Espíritu que iba a haber una gran hambre en todo el mundo, lo cual sucedió durante el reinado de Claudio. Entonces decidieron que cada uno de los discípulos, según los recursos de cada cual, enviaría ayuda a los hermanos que vivían en Judea.  Así lo hicieron, mandando su ofrenda a los ancianos por medio de Bernabé y de Saulo.

 

¿Por qué escogió los discipulos de Jerusalén Bernabé a ir a Antioquía?  Un posibilidad era que el era de Chipre como los varones en la iglesia en Antioquía.  Pero más aún el siempre fue abierto a otra gente y extranjeros y no  estaba metida tanto en tradiciones.  El se fué y ¿que los dijo? 

 

v.21

1.  vió la gracia del Señor

2.  se regocijó

3.  exhorto a todos = consolador, uno que exhorta. 

4.  varon bueno

 

v.24

5.  lleno del Espíritu Santo (sabemos que el Espíritu Santo también se llama el Consolador)

6.  lleno de fe = cree en lo imposible [despues fué a buscar Pablo] ¿Por qué? Porque el consolador tiene confianza en otros.

7.  Bernabé tenía mucha confianza en el testimonio de Pablo. Reconoció el ministerio de Pablo.

 

Hechos 11.27-30  La iglesia tenía confianza en Bernabé.  Otros podían tener confianza en un consolador, también.

 

Hechos 13-14  El consolador es humilde.  La iglesia en Antiquía creció y Bernabé era como anciano.  Bernabé  era fiel a Dios.  El Espíritu Santo tuvo confianza en Bernabé porque hablo a la iglesia a mandar Bernabé y Pablo a ser misioneros.  Pero en poco tiempo despues, sabemos que Pablo era como jefe del equipo, porque fue la llamada de Dios para Pablo.  Entonces humilló delante de Dios y de todos. 

 

El consolador tenía otra oportunidad de dar animo.  Hechos 15.36-41 Algún tiempo después, Pablo le dijo a Bernabé: "Volvamos a visitar a los creyentes en todas las ciudades en donde hemos anunciado la palabra del Señor, y veamos cómo están. Resulta que Bernabé quería llevar con ellos a Juan Marcos,   pero a Pablo no le pareció prudente llevarlo, porque los había abandonado en Panfilia y no había seguido con ellos en el trabajo. Se produjo entre ellos un conflicto tan serio que acabaron por separarse. Bernabé se llevó a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre, mientras que Pablo escogió a Silas. Después de que los hermanos lo encomendaron a la gracia del Señor, Pablo partió y viajó por Siria y Cilicia, consolidando a las iglesias.  Juan Marcos falló el primer viaje misionero con Pablo y Bernabé.  Pero,  otravez, Bernabé tuvo interés y confianza en otros.  Bernabé creyó en el evangelio de otra oportunidad.  Por eso, Juan Marcos empezó a ser un buen lider, escribiendo el evangelio de Marcos.  NO sabemos cuan influencia tenemos sobre otros cuando damos un poco de animo.

 

No todos tienen una llamada a ser apostol, ní tampoco anciano (pastor) pero todos podemos ser --

 

¡HIJOS DE CONSOLACIÓN!

 

COMO MINISTRAR UNOS A OTROS

 

A veces no sabemos donde es nuestra lugar en la iglesia.  No sabemos que es nuestro don espiritual, ni tampoco cual papel jugamos para ministrar a lo demas.  La biblia nos da una respuesta, como siempre.  Hay cosas que cualquiera de nosotros puede hacer y aun cuando hacemos, podemos encontrar nuestro propio lugar en el cuerpo de Cristo.

 

La clave para encontrar como podemos ministrar esta en las palabras "unos a otros".  El nuevo testamento nos da mandamientos usando esas palabras, y en esas encontramos como ministrar.

 

Primera debemos de establecer que todos los cristianos son ministros.  Nadie esta hecho para calientar bancos.  Leamos Efesios 2.10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. Ef. 4.11-16 Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas. Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.  

 

2 Corintios 3.4-6 Ésta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo. No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios. Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino el del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.  5.18-20 Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: "En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios."

 

Ya que sabemos que somos ministros, vemos la lista abajo a ver como ministrar unos a otros.

 

Romanos 12.10 -- amar con amor fraternal, prefirir

14.13 -- NO juzgar

15.7,14 -- recibir como Cristo nos recibe, amonestar

16.16 -- saludar con amor

 

Gálatas 5.13 -- servir

 

Efesios 4.2,32 --   humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor, bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, como Dios los perdonó

5.21 -- someter

 

Colosenses 3.16 --  instrúirse y aconséjarse con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios

 

1 Tesalonisenes 5.11 -- animar y edificar

 

Hebreos 3.14 -- anímarse cada día, para que ninguno se endurezca por el engaño del pecado

 

Hebreos 10.24 -- Preocuparse a fin de estimularse al amor y a las buenas obras

 

Santiago 4.11 -- NO murmurar

5.16 -- confesar las ofensas y orar para ser sanados

 

1 Pedro 4.9,10 -- Hospedar y ministrar

 

Como puede ver, hay cosas en esta lista que todos pueden hacer.  Cuando reunimos, como bien dice 1 Corintios 14.26, cada uno trae algo que puede beneficiar lo demas.