Back Home Up Next

 

ESFUERZATE Y SE VALIENTE - LA AUTORIDAD DEL CRISTIANO

 

Por David Nelson

 

 

Derechos De Propiedad Literaria 2003 - Todas Derechas Reservadas

Copias y traducciónes estan autorizadas

No se puede vender sino por permiso del autor

Para mas información, concactame por favor

Telefono – 253.564.3261

Email – etsministries@yahoo.com

 

 

JOSUE 1:1-9 Después de la muerte de Moisés, siervo del Señor, Dios le dijo a Josué hijo de Nun, asistente de Moisés: «Mi siervo Moisés ha muerto. Por eso tú y todo este pueblo deberán prepararse para cruzar el río Jordán y entrar a la tierra que les daré a ustedes los israelitas. Tal como le prometí a Moisés, yo les entregaré a ustedes todo lugar que toquen sus pies.  Su territorio se extenderá desde el desierto hasta el Líbano, y desde el gran río Éufrates, territorio de los hititas, hasta el mar Mediterráneo, que se encuentra al oeste. Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré. »Sé fuerte y valiente, porque tú harás que este pueblo herede la tierra que les prometí a sus antepasados. Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la *ley que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.»

 

Tenemos la misma promesa de Josue, porque la promesa fue para Abraham y su heredad. Somos descendencia de Abraham, herederos de su promesa (Gal. 3.29)

 

Génesis 13.14-17 Después de que Lot se separó de Abram, el Señor le dijo: «Abram, levanta la vista desde el lugar donde estás, y mira hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y hacia el oeste. Yo te daré a ti y a tu descendencia, para siempre, toda la tierra que abarca tu mirada. Multiplicaré tu descendencia como el polvo de la tierra. Si alguien puede contar el polvo de la tierra, también podrá contar tus descendientes. ¡Ve y recorre el país a lo largo y a lo ancho, porque a ti te lo daré!» Dios mandó a Abraham a recorre el pais, a lo largo y a lo ancho. Tenemos autoridad sobre la tierra en que andamos (¡o  conducimos!). Es un principio de la palabra. ¡Israel solo tomó 10% de la tierra que Dios prometió a Abraham en Génesis 13 durante la reina del Solomon!

 

Genesis 17:7  Estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia, como pacto perpetuo, por todas las generaciones. Yo seré tu Dios, y el Dios de tus descendientes.El pacto que Dios hizo con Abraham y su descendencia (quienes somos).

 

Genesis 28:3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; (hablando fisicamente y espiritualmente)

 

Un pacto en esos tiempos tienen que ser hecho con sangre. Las cosas mia eran tuya.  La tierra que yo tenía era como tuya.  En este sentido todo que Dios tenía, Abraham y su descendencia podría tener también.  Todo tierra, todo comida, todo prosperidad, todo sanidad (salud de Dios).

 

¡Pero nosotros somos de la familia de fe, la familia de Abraham!

 

Gálatas 3:6-9 Así fue con Abraham: "Creyó a Dios, y ello se le tomó en cuenta como justicia." Por lo tanto, sepan que los descendientes de Abraham son aquellos que viven por la fe. En efecto, la Escritura, habiendo previsto que Dios justificaría por la fe a las naciones, anunció de antemano el evangelio a Abraham: "Por medio de ti serán bendecidas todas las naciones." Así que los que viven por la fe son bendecidos junto con Abraham, el hombre de fe. Somos hijos de Abraham.

 

Primera Josue y los Israelites tenian que obedecer la palabra del Señor  "Poseer la tierra que Jehova vuestro Dios os da en posesion." v.11

 

Segundo tenían que quitar el enemigo.  Habían dos typos de enemigos, hombres y bestias.  Esos significa depression, temor, esclavitud y los bestias significan demonios.

 

Hay obstaculos para todo los cristianos.  ¿Que vamos a hacer, correr hacia al enemigo o correr de al enemigo?

 

Marcos 16:17-20 Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas;  tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud."  Después de hablar con ellos, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.  Los discípulos salieron y predicaron por todas partes, y el Señor los ayudaba en la obra y confirmaba su palabra con las señales que la acompañaban.

 

¡RECLAME TU TERRITORIO!  ¡RECLAME TERRITORIO NUEVO PARA EL SEÑOR! ¡NO DEJEMOS 90% DE QUE DIOS TIENE PARA CADA UNO DE NOSOTROS PARA EL USO DEL ENEMIGO!

 

Ef. 1.19-23 Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo,* y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo. No tememos ningun problema creer esos versiculos sobre Cristo. Ef. 2.4-7 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. Pero, tenemos un problema creer versiculo 6 que dice que nosotros estamos juntamente con Él, en todo su autoridad. Aunque somos el parte mas bajo en el cuerpo de Dios (los pies) estamos arriba de todo en Cristo.

 

¡Debemos de tomar autoridad sobre todo lo que Dios ha puesto bajo de nuestros pies para Su reino y Su gloria!